Vacaciones con mi bebé

viaje en aviónEn navidad fuimos a visitar a mis padres a Estados Unidos y antes del viaje me preocupaba mucho el tema de que teníamos que estar muchas horas en el trayecto además del cambio de horario. Estaba muy nerviosa pensando en que me podía faltar algo que necesitara mi bebé, que no pudiera dormir, que le dolieran los oídos, etc., etc., etc. Empaqué en el bolso de mano muchas cosas, agua, ropa extra, comida, juguetes,…

Durante el viaje me di cuenta que al final no se necesitan tantísimas cosas, lo indispensable es tener a la mano agua para darle mucha durante el viaje (hay que mantenerlos bien hidratados), un par de mudas de ropita por si se ensucia comiendo y el babero no es suficiente (desechable, es lo más cómodo), una mantita, su muñeca favorita, cuento favorito, y el teléfono con los dibujos que más le gustan guardados en la memoria ;)

En el trayecto de ida las cosas no fueron muy tranquilas que digamos, ya que durante el vuelo más largo no durmió casi nada y comió muy poco, lo que ocasionó que estuviera muy nerviosa, cansada y ansiosa, y cuanto más nerviosa se ponía más difícil era hacer que durmiera (por más sueño que tuviera). Perdimos la conexión de EEUU, lo que nos generó un retraso adicional de 5 horas…imaginaros lo agotador…al final durmió cuando estábamos abordando el vuelo de la conexión hasta que llegamos a casa de mis padres (a las 3am, hora de allí). Mi marido y yo teníamos 24 horas sin dormir, la bebé escasas 5 horas. Sin embargo, al cabo de 1 hora de haber llegado, ya la tenía despierta pidiendo comida y jugar.

Pensé vaya, estas dos semanas serán agotadoras levantándome a las 3/4am a jugar con la bebé, pero al final a los pocos días se fue haciendo un poco al horario de allí. Tratamos que hiciera un par de siestas durante el día (una coincidiendo con la que hace aquí al medio día) y otra por la tarde. La verdad, a ella se le hizo más fácil el adaptarse al horario de allá que a nosotros.

A la vuelta fue más fácil, al tener la experiencia del viaje de ida preparamos todo diferente, menos juguetes, menos ropa y su comida favorita. Durmió más durante el vuelo por lo que estuvo mucho más tranquila. Al llegar a casa volvió a dormir un rato largo, el cual aprovechamos nosotros también (menos mal!!!). Eso sí, el jetlag al volver sí que le pegó mucho más, por suerte, la rutina de la vuelta a la Guardería le ayudo a ajustarse más rápido al horario de aquí.

En resumen, no hay que tener mucho miedo de viajar con nuestros peques, al final lo importante es preparar lo indispensable para tenerlo a la mano cuando lo necesiten, y no hay que sufrir  mucho, porque después de la incomodidad que les ocasiona el viaje, luego ellos se lo pasan en grande y disfrutan un montón.

Be Sociable, Share!

Diccionario para entender a mi bebé

Hace poco leí en otro blog como una mami describía lo que significaba cada palabra que decía su bebé. Al ver el artículo me dije a mi misma que esto era algo que definitivamente quería guardar de recuerdo en mi diario, las primeras palabras de mi bebé y lo que significa cada una de ellas, seguro que cuando esté más grande le hará gracia que le cuente que cuando era bebé y quería que le pusiera los zapatos me decía: “mama pato, pato…“.

Es impresionante como desarrollan su vocabulario cada día, por ello la importancia de hablarles mucho y repetirles el nombre de las cosas muchas veces, al final aprenden a pronunciarlo bien. La primera palabra de mi bebé fue abua (agua), digo que fue su primera palabra porque fué la primera que dijo a conciencia (sabiendo lo que significaba la misma), ya que desde antes pues decía mama, papa, etc…, pero de forma indiferente sin saber lo que significaba cada palabra.

Algo que me sorprendió mucho es ver cómo al principio asocian una palabra a un género específico, por ejemplo, nosotros tenemos 2 gatas y una de ellas se llama Betty, pues mi bebé cada vez que veía un animal, fuera cual fuera, le llamaba Betty, luego a medida que iba pasando el tiempo y le repetíamos el nombre de cada animal, empezó a asociar los sonidos que hace cada uno con su nombre, un guau-guau es un perro, o unmiau es un gato, y así.

En fin, el proceso de aprendizaje durante su primer año y lo que va ahora del segundo, es impresionante, cada día nos sorprende con una palabra nueva y de ahí en adelante nos toca ayudarla a aprender a pronunciarla bien.

Mejor me dejo de charlas y cuentos y pongo lo que en realidad me motivó a escribir este post.

A continuación, el diccionario para entender a mi bebé cuando habla:

  • Teta: teta. Por supuesto, esta fué una de sus primeras palabras, lo que más le gusta…que le dé el pecho ;)
  • Abua: agua. Como comenté arriba, esta fué su primera palabra
  • Eta: chaqueta y galleta. Aquí para la misma palabra nos quiere decir dos cosas (dependiendo de lo que estemos hablando)
  • Pato: zapato y pato. Igual que la anterior, una palabra con dos significados para ella
  • Pa: pan.  Ohhh cuánto le gusta el pan, nos pide a cada rato
  • Pupo: pulpo.  Le encanta el pulpo rojo de Pocoyó
  • Mini: Minnie. Le fascina Minnie Mouse, tanto los dibujos como su peluche
  • Elo: pelo. A pesar de que no le gusta que la peine mucho, sabe cómo se llama
  • Pío Pío: pajarito. Le gusta mucho la canción de los pollitos
  • Guau guau: perro. Cada vez que ve algún perro por la calle se pone muy contenta y empieza a llamarlo
  • Miau: gato. Se la pasa persiguiendo a nuestras dos gatitas por toda la casa
  • Ana: rana. De estas no ha visto muchas, solo en su libro del baño y en los dibujos de la tele
  • Papa: papá y tapa. Otra palabra con dos significados, el principal, papá y luegotapa (de su vasito del agua o de cualquier frasco)
  • Mama: mamá. Más claro que el agua
  • Ete: chupete. A pesar de que no le gusta usar el chupete, lo conoce y sabe cómo se llama
  • Vi: subir. La usa cada vez que quiere que la alce en brazos o cuando quiere subirse a la cama o el sofá
  • Llave: llave. Le encantan las llaves y sabe perfectamente que son para abrir la puerta
  • Perta: puerta. Cada vez que pasamos frente a una puerta (de un portal o del ascensor) empienza a señalarla y nombrarla
  • Mas: mas. Esta es otra de su favorita cuando tiene hambre, jejejeje
  • Me: comer. Igual que la anterior, cuando tiene hambre no duda en pedir comida :)
  • Laila: El nombre desu muñeca favorita.
  • Yaya: abuela. Ya sabe identificar a sus abuelas y tía abuela, y las llama, incluso cuando las ve en fotos
  • Yayo: abuelo. Igual que el anterior
  • Tía: tía. Tiene sólo dos y las ha visto pocas veces, pero cuando las ve en fotos también las reconoce
  • Pipi: lo mismo. Cada vez que le digo que voy al baño, piensa que voy a hacer pipi, me dice “mama pipi
  • Pety: Betty. El nombre de una de nuestras gatas (la que se deja coger de ella…)
  • Baño: lo mismo. Cada noche antes de la cena ya sabe que le toca su baño y empieza a pedirlo
  • No: lo mismo. Otra de sus palabras favoritas cuando ya no quiere comer más :(
  • Ito: huequito. Esta es muy peculiar, porque hay un huequecito en la pared de nuestra habitación y cada vez que lo ve lo nombra
  • Te: televisor. Cuando quiere ver la tele, no para de decir “te, te, te
  • Pepig: peppa pig. Personaje de dibujos animados que le gusta
  • Pape: papel y servilleta. Otra palabra con dos significados para ella
  • Mano: mano. Cuando quiere andar hacia un sitio que no conoce o que está oscuro me pide que le de la mano
  • To: dos y dedos. Al vestirla se señala los dedos de los pies y empieza a contarlos, aunque sólo se sabe dos números
  • Te: tres. El otro número que se sabe
  • Mina: caminar. Le encanta caminar, cuando salimos a pasear no quiere estar en el carrito y sólo quiere que la llevemos de la mano caminando
  • Niña: niña. Se emociona cada vez que ve una niña por la calle o en el parque
  • Emma: su nombre. Me emocioné un montón cuando empezó a reconocer su nombre y decirlo.
  • Chuchu: tren. Le gusta ver los dibujos de Chugginton
  • Glo: globo. Le gustan mucho
  • Pito: pepito. Nombre con que llamamos en Venezuela a los “ganchitos” de aquí. Le encantan
Be Sociable, Share!

Cólico del lactante

Cómo saber si tu bebé sufre del famoso cólico del lactante?, según la información que me ha dado el pediatra, se identificaría si el bebé tiene ataques de llanto inconsolable durante por lo menos 3 horas, varias veces al día y durante varios días a la semana, también tienen reflujo (devuelven parte o todo lo que han comido), estiran y encojen las piernitas durante el ataque del cólico. No debe causar preocupación alguna si el bebé se alimenta bien y está ganando peso correctamente, siempre descartando cualquier otra patología por parte de una exploración del Pediatra.

Mi bebé sufre de este mal y la verdad es que es increíble que a día de hoy, con tantos avances en la medicina, todavía no se tenga claro sus causas, lo que conlleva a que tampoco se tenga un tratamiento efectivo para calmar al bebé durante los ataques de llanto.  Tras consultar con varios pediatras la respuesta siempre es la misma “paciencia, a los 3 ó 4 meses se le pasará…”; es increíble como en este tema sí que coinciden todos los pediatras porque la respuesta es prácticamente la misma, si les preguntas de otro tema (crecimiento, alimentación, etc.) cada uno tiene una respuesta/consejo distinto, pero si se trata del cólico del lactante la respuesta es siempre la misma, es muy frustante…

Hemos probado de todo, desde tratamientos homeopáticos, infusiones, masajes, cargarla de cierto modo haciéndole presión en la pancita, … pero al final los ataques de llanto siempre llegan y lo único que nos queda es consolarla lo mejor que podemos, tragándonos la impotencia de no poder hacer nada más para calmar su dolor. Lo hemos pasado muy mal y resulta que todavía nos queda un trecho por recorrer porque nuestra pequeña ya tiene seis meses y sigue sufriendo de cólicos. Al parecer, hay bebés que pueden tardar hasta un año en que madure correctamente su sistema digestivo, pues lo que nos queda es hacerle pruebas a la bebé para descartar otros problemas (como alergias a ciertos alimentos).

Bueno, para las madres que tengas bebés con este problema no quiero asustarlas con que les puede durar tanto, tengo varias amigas y conocidas que les ha pasado lo mismo con sus bebés y como mucho a los 4 meses ya se les había pasado, sólo resulta que mi bebé no ha tenido tanta suerte, pobrecita, rezo todos los días para que sane pronto porque lo pasa muy mal, así como también para que den con alguna solución a este problema que afecta a tantos bebés.

Be Sociable, Share!